JUNTOS PERO NO REVUELTOS... ESPERA, SÍ...REVUELTOS MEJOR...

En Gatos y Sirenas lo teníamos muy claro desde el principio. Queríamos estar todos juntitos y bien revueltos. Queremos comer juntos, fotografiar juntos, bailar juntos...(bueno todo se andará). La cuestión es aprender constantemente los unos de los otros. Queremos conocer vuestra historia, vuestros gustos y vuestra manera de entender la fotografía, es sin duda la mejor manera de que no sólo consigamos aprender fotografía sino de crear amistades que duren más allá del workshop.

Dividiremos el día en tres partes diferenciadas.

  • Desayuno y a la calle: En Gatos y Sirenas queremos exprimir al máximo nuestro tiempo juntos. Después de coger fuerzas y tras explicar un poco lo que vamos a hacer nos vamos a la calle. Aunque las localizaciones son sorpresa, os adelantamos que visitaremos lugares espectaculares que darán rienda suelta a nuestra imaginación. (No seáis curiosos, que la curiosidad mató al gato).
  • Almuerzo en el cuartel: Siempre se comerá en nuestro cuartel general, hemos buscado un lugar bastante bien localizado precisamente para que podamos volver, comer algo, descargar las tarjetas de memoria y ponernos de nuevo en marcha.
  • Segunda sesión: Las tardes son para fotografiar, nuestros "profes" buscarán que desarrolléis vuestra fotografía con ejercicios prácticos y dejando que toméis la iniciativa, buscaremos contar historias y sacar proyectos con los que quedéis satisfechos, el atardecer siempre lo pasaremos en exteriores, alguien dijo que la vida nos regala todos los días el amanecer y el atardecer, ¡y a nosotros no nos gusta madrugar!.
  • Cena y edición: Bueno, probablemente a esta hora del día ya estaréis con la cabeza alborotada de ideas. Es momento de cenar, beber, reír y comentar las jugadas del día. Cuando terminemos nos sentaremos todos juntos para retocar las fotografías del día, ver el proceso de edición y selección, analizar los trabajos y cómo no...subir fotografías a las redes sociales, sabemos que lo estaréis deseando.